Las17 El Salvador
NACIONALES

Activistas procesados por acto solidario con Las17

La solidaridad internacional con Las 17–el grupo de mujeres condenadas a 30 años o más de cárcel con cargos relacionados al aborto, cuando en verdad tuvieron abortos espontáneos, mortinatos u otras complicaciones—llega en muchas formas, hasta la voluntad de ir a la cárcel para visibilizar las injusticias contra ellas.

Activistas del grupo Observatorio Escuela de las Américas (SOAW) en los EEUU hicieron un plantón en la puerta de la Embajada de El Salvador en Washington, D.C. el 24 de abril exigiendo al gobierno de El Salvador que haga todo lo necesario para liberar a las mujeres.  Su acción fue resultado de su visita a El Salvador en marzo de este ano y conocieron a la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto.  Luego visitaron a algunas de Las 17 en la Cárcel de Mujeres.    Después de escuchar sus historias de injusticia y  sufrimiento en la cárcel, regresaron a los EEUU para organizar la protesta.
“[La situación de Las 17] es una grave injusticia. Donde hay injusticia, el silencio es complicidad”, dijo el padre Roy Bourgeois, uno de los cuatro activistas procesados y el fundador del Observatorio de la Escuela de Las Américas (SOAW por sus siglas en ingles).

Como parte del plantón cuatro de las activistas que participaron en el plantón escogieron la táctica de “desobediencia civil,” una  muy utilizada por grandes defensores y defensoras de derechos humanos como Martin Luther King, Jr. y Gandhi en sus luchas.  Las cuatro personas activistas tomaron una decisión de conciencia de desobedecer las órdenes del Servicio Secreto que vigila la Embajada a abandonar su plantón, sabiendo que iban a estar detenidos.  Siguiendo la tradición de la desobediencia civil, aceptaban las consecuencias de sus acciones, reconociendo que podrían recibir penas de hasta seis meses de cárcel.  Fueron arrestados y detenidos por 30 horas en la cárcel y luego fueron puestos en libertad condicional hasta su juicio que se celebró el día 7 de julio.  Las cuatro personas, se manifestaron de acuerdo en que, “Sería un honor ir a la cárcel en nombre de estas mujeres.”

El SOAW tiene más de 25 años de criticar y protestar contra las políticas represivas del gobierno de los EEUU hacia el pueblo salvadoreño y   contra las políticas represivas del gobierno de El Salvador.  Exige que el gobierno de los EEUU cierre la Escuela de las Américas, un programa en una base militar en Columbus, Georgia, EEUU donde durante décadas han capacitado a cientos de militares latinoamericanos, incluyendo muchos salvadoreños, en técnicas de interrogación y tortura, entre otros temas.  Los militares han regresado a sus países para cometer atrocidades, incluyendo en El Salvador el asesinato del Beato Romero y lo de las cuatro mujeres religiosas.

Cada noviembre el SOAW organiza una manifestación y vigilia con miles de participantes afuera de la base militar pidiendo el cierre de la Escuela de las Américas.

El SOAW sigue criticando el papel fuerte de los gobiernos militares en El Salvador y su rol en crear las condiciones que permitieron leyes como la prohibición absoluta del aborto en 1997. La larga historia de gobiernos salvadoreños liderados por militares, apoyados por las políticas y los fondos de los EEUU, son parte de ese contexto.

Históricamente el SOAW ha luchado para romper el silencio sobre las injusticias cometidas contra los pueblos latinoamericanos, y su solidaridad con Las 17 es otra forma de decir las verdades.  “Silencio es complicidad,” decía uno de sus carteles en la acción en frente de la Embajada, “El aborto espontáneo no es un crimen.”

Explico el Padre Roy que en la Embajada dijeron, “Estamos aquí como ciudadanos de los EEUU para pedirles que liberen a las mujeres.  No vamos a dejar de hacer lo que podemos hacer como personas de conciencia para estar en solidaridad con las mujeres.  Por eso hemos hecho un plantón en su Embajada.”

Además del Padre Roy Bourgeois, estában acusados Ed Kinane,  activista y educador jubilado, John Honeck, consejero y activista, y Paki Wieland activista y parte del grupo  Raging Grannies (Abuelas Furiosas).

En su juicio el 7 de julio en Washington, D.C. fueron  declarados culpables del crimen de entrar ilegalmente a la Embajada y sentenciados al tiempo en la prisión que pasaron en abril.  Cada persona recibió una multa de $50, lo cual van a mandar a Las 17.

Después del juicio manifestó el Padre Roy,  “fue un honor estar en la corte para expresar nuestra solidaridad con estas mujeres en El Salvador.  Vamos a seguir trabajando para conseguir su libertad.”

Publicado en ContraPunto

Kathy Bougher