Las17 El Salvador
INTERNACIONALESNOTICIAS

Una mujer salvadoreña podría enfrentar más tiempo tras las rejas

Liberada de una condena en prisión tras un aborto espontáneo, una mujer salvadoreña podría enfrentar más tiempo tras las rejas

5 de julio, 2016

Hace dos meses, María Teresa Rivera fue liberada de una sentencia de 40 años de prisión después de pasar más de cuatro años tras las rejas.

Rivera fue condenada por homicidio agravado en 2012 a raíz de una complicación obstétrica durante un parto extra-hospitalario, que resultó en la muerte de su feto. El 20 de mayo del 2016, el juez Martín Rogel Zepeda anuló su condena. Ahora, sin embargo, una amenaza legal podría llevarla de vuelta a la cárcel.

Rivera es parte del grupo conocido como “Las 17”, las mujeres salvadoreñas que han sido injustamente condenadas y encarceladas sobre la base de las leyes contra el aborto, altamente restrictivas de El Salvador.

La fiscal asignada al caso de Rivera, María del Carmen Elias Campos, ha apelado la decisión del juez Rogel Zepeda que anuló la sentencia original del 2012 y permitió a Rivera regresar con su hijo, ahora de 11 años de edad. Si se aprueba la solicitud de apelación, la decisión del juez Rogel Zepeda será revisada por un panel de jueces. Una decisión desfavorable en ese punto podría dar lugar a un nuevo juicio.

“Simplemente no entiendo la motivación del fiscal para este recurso”, dijo Rivera en una entrevista con Rewire. “Somos muy pobres, y no hay nadie más que yo para brindar ingresos para mi familia.”

Según el abogado de Rivera, Victor Hugo Mata, el Gobierno tiende a requerir “prisión preventiva” de los acusados durante el proceso judicial, que podría durar meses o años. Esta “prisión preventiva” podría comenzar tan pronto como el panel aprueba una apelación.

A pesar de que “la ley permite claramente el derecho a apelar,” dijo Morena Herrera, presidenta de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto,  en una entrevista con Rewire, “Este recurso que cuestiona la decisión del tribunal que concedió [Rivera] su libertad no esta en búsqueda de la verdad. ”

Herrera señaló que el testigo de la fiscalía, un especialista forense del Gobierno que realizó la autopsia fetal, determinó que la causa de muerte fue asfixia perinatal. “En el juicio el propio testigo de la fiscal dijo a la fiscalía que no podía acusar a una persona de un delito en un caso de asfixia perinatal,” relató Herrera. “Por lo tanto, si su propio testigo habló en contra [de la fiscal] y dijo que no era correcto, me parece que este recurso … es la prueba de que la fiscal no busca la verdad o justicia.”

Hugo Mata explicó a Rewire que la apelación que la fiscalía alega, es que el juez Rogel Zepeda “no empleó la norma legal de “sana crítica” o “juicio legal sólido” en la evaluación de las pruebas presentadas.”

Hugo Mata se opone enérgicamente la acusación de la fiscal, señalando que la decisión escrita del juez entró en detalles legales significativos en todas las cuestiones planteadas en la audiencia. Él cree que un tribunal responsable debe ver que “no había nada caprichoso o contradictorio en su decisión altamente detallada y jurídicamente fundada.”

El panel de tres jueces tiene diez días hábiles, o hasta aproximadamente el 12 de julio para tomar una decisión sobre si conceda la apelación inicial, aunque no siempre se cumplen rígidamente dichos plazos. Si el panel no concede el recurso, la decisión de revocar la condena se mantendrá.

La Agrupación, incluyendo Hugo Mata, cree que el panel de apelaciones será impactado al conocer que el caso está recibiendo una gran atención.

Como parte de una campaña para llamar la atención sobre el proceso de apelación, la Agrupación ha creado una dirección de correo electrónico al que las personas pueden enviar mensajes para que  que la corte de justicia conozca el apoyo e importancia nacional e internacional. sobre el caso de Rivera (justiciaparateresaes@gmail.com)

“Lo que más me preocupa es dejar a mi hijo solo de nuevo,” dijo Rivera a Rewire. “Me vi obligada a abandonarlo durante cuatro años y medio, y él sufrió mucho durante ese tiempo. Él está empezando a recuperarse, por lo que no quiere estar lejos de mí. Él me dice todos los días, “Mami, nunca me va a dejar de nuevo, ¿verdad? “, Le tuve que decir acerca de este recurso, pero yo le prometí que todo iba a estar bien.”

“Fui abandonada por mi madre a la edad de cinco años y crecí en orfanatos”, concluyó Rivera. “No quiero la misma vida para mi hijo.”